Las enormes devaluaciones en Argentina siguen a la acumulacion de presiones inflacionarias



El analisis de la tendencia secular de la inflacion en el periodo 1991-2009 muestra que los picos de inflacion (azul en la grafica) anticipan caidas ("valles", rojo en la grafica) del PBI.
.
Las enormes devaluaciones en Argentina siguen a la acumulacion de presiones inflacionarias generadas por el descontrol del gasto público y el endeudamiento público y privado, como las del periodo de Alfonsin (1983-1989) que culminaron en el record historico de 4,921 % de inflacion anual, los saqueos y la entrega anticipada (6 meses) del gobierno a Menem.
.
El crecimiento del PBI en la era de Alfonsin fue un escualido 0.1 % promedio devorado por la inflacion.
.
Las medidas antiinflacionarias de Menem comenzaron con un exito espectacular en 1991 al crear con el compromiso formal de respaldo de la moneda establecido por la Ley de Convertibilidad, una garantia para invertir y guardar pesos que se tradujo en una decada de baja inflacion, record de depositos bancarios y de crecimiento sostenido del PBI.
.
Con una inflacion promedio del 2 % anual (y negativa en 1995), el crecimiento medio del PBI fue del 5,7 % en dolares.
.
Pero -como en el caso del Plan Austral y otros planes de estabilización económica anteriores- el gobierno y los particulares continuaron gastando más de lo que producían y endeudándose en dólares a cuenta del crecimiento futuro.
.
Y -como en la era Alfonsín-, la inflación en dólares acumulada terminó explotando a costa de los que tenían ingresos fijos y dólares cándidamente depositados en los bancos y bonos-pagarés emitidos por el gobierno nacional y los provinciales.
.
La megadevaluacion de 2002 fue acompañada por un 40 % de inflacion y una caida del PBI del -6 % anual promedio.
.
La era Kirchner trajo una nueva ilusión de "crecimiento con tasas chinas" que en realidad sólo reflejaban una economia encogida un 30 % por la megadevaluacion e hiperinflacion del periodo 2000-2002 levantándose del piso (recién en 2008 Argentina alcanzó el PBI de... 1998).
.
Lo que sí era chino -además del cuento del crecimiento- era el nivel de los salarios devaluados, que permitía exportar a Brasil automóviles y hacer diferencias ("saldo comercial positivo") de caja para el gobierno.
.
Con un sistema de subsidios que mantenía los precios de salarios, energia y combustibles a valores de 2001 mientras la canasta familiar subía al ritmo del dólar y el consumo estimulado por la nafta y aire acondicionados casi gratuitos y el turismo llenando los restaurantes para comer milanesas a valor dólar de exportación mientras los argentinos hacían cola para comer en los comedores chinos, el ritmo de recuperación del PBI del 6 % anual promedio fue acompañado por una alta inflacion en dolares -17 % promedio- que hacia 2008 habia ya diluido casi totalmente la ventaja del "peso barato"
.
Se acabaron los días de los "precios chinos" basados en un peso megadevaluado.
.

Los precios y salarios han vuelto a los niveles de la era de Menem, a paridad dolar -que es lo que producen los sistemas de tipo de cambio fijo o manipulado cuando no se controla el gasto- con la misma ilusión de prosperidad y el mismo riesgo hacia adelante.
.
"Estamos bien pero vamos mal"
El sistema economico argentino está tan desquiciado que -a diferencia de los Estados Unidos y Europa, donde el sentimiento del consumidor es un predictor del comportamiento de la economía (cuando se sienten mal, es porque irá mal y viceversa)-,.
.
En Argentina, engatusados por los subsidios al consumo pagados con deuda, los consumidores se sienten seguros por el pasado, y extrapolan al futuro, votando a quienes los encaminan a una nueva crisis.
.
De allí las reelecciones triunfales de Menem en 1994 y de Cristina Kirchner en 2006.

Lo saben los turistas que encuentran a Buenos Aires tan cara como en los días del "super peso" de la Convertibilidad.
.
Y la razón es la misma: los argentinos viven y cobran muy por encima de su productividad, y usan la deuda externa e interna como si fuera una tarjeta de credito.
.
El gobierno ahora busca colocar más bonos -pagarés- a 5, 10 o 20 años para seguir gastando lo que no se produce y cobrándoles los impuestos más altos de América (Latina o del Norte) a los pocos que ingresan divisas.
.
Como bien explican los articulos de la serie sobre el ajuste inflacionario que Argentina esta practicando desde 2002, esta situación puede durar uno o dos años volviéndose luego ingobernable .

Entradas populares de este blog

linea de tiempo con los hechos más importantes de la historia de Argentina

Las máximas Sanmartinianas