CAÍDA DE LAS MÁSCARAS


EDITORIAL
Domingo 25 de enero de 2014
 
Escritura sobre escritura
Análisis sobre análisis
Texto sobre texto
Editorial sobre editorial
 
CAÍDA DE LAS MÁSCARAS
 
He tomado la decisión de escribirles una editorial todos los domingos o un texto que nos llame a la reflexión porque estoy convencida de que la confusión abismal que vuelve tragicómico al gobierno de Cristina Kirchner está agudizada por la superficialidad del análisis político que muestran los diarios y las opiniones corrientes con una manipulación tal, que solo puede atribuirse a la voluntad inequívoca de repetir la historia con un nuevo relato, cómo por ejemplo: cuando se dice que en  Massa o Scioli está la salida; coautores y partícipes del desastre económico y social que estamos viviendo y vamos a vivir con mayor intensidad en los próximos meses. Esto solo puede responder a una simple perversión moral y consciente o algo aún peor a una mediocridad y superficialidad que no puede y ni siquiera intenta salir de la hegemonía cultural propia del peor PJ de derecha o de izquierda que nos dice al igual que los militares en su momento “solo los que roban pueden gobernar porque los ladrones hacen”. y ¿qué es lo que hacen? Robar. ¿Qué es lo que no hace la oposición, no PJ? Siempre criticada desde la hegemonía cultural corrupta, no roban, no son violentos, no quieren ser la falsificación de un Moreno en su versión más salvaje, de un Scioli en su versión de víctima inocua y no de responsable o de yupi enriquecido como Massa. Y no hablemos de que se ha entronizado la palabra como verdadera de un amigo íntimo de periodistas y medios no oficialistas, el exjefe de gabinete Alberto Fernández, coautor de las políticas y operaciones fascistas de un gobierno que languidece sin remedio.
 
Es preciso desnudar de una vez por todas, que no toda opinión crítica y menos toda la llamada “oposición” desea en serio una República con nuevas reglas sustentadas en los valores de la ética y en los límites del estado de derecho que fundamentan la libertad de todos y no de algunos, sino que por el contrario quieren un nuevo menemismo o un nuevo kirchnerismo de mejores formas y negocios compartidos. Y esto es lo que genera la confusión terrible de una ciudadanía que bajo la hegemonía cultural de los ladrones, va para adelante yendo siempre para atrás para darse cuenta ya tarde que después de una pequeña fiesta les roban no solo la casa, el trabajo, sino también la dignidad. Si los sectores de clase media alta y alta que quieren ser ricos pero decentes y civilizados, si los sectores medios y trabajadores de salarios fijos y pymes no se dan cuenta que la causa de su ruina constante y permanente incentiva seguir en la hegemonía cultural que prevalece, sigue votando a los corruptos de buenos modales, no habrá salida para la Nación, no habrá Patria y lo que es peor no habrá familia, tradición en los valores ni progreso social.
 
Si votar un narcotraficante es la forma de resolver el problema del narcotráfico, si votar a un ladrón es la forma de evitar que nos roben la casa y si votar a un simulador insensible de apariencia amorosa es querer vivir en la verdad y en la justicia, el problema no es de los ladrones, de los narcotraficantes ni de los simuladores, sino de un pueblo que llena su cabeza de slogans superficiales e inservibles, se vuelve ciego a la hora de aceptar una verdad tan dolorosa como cierta, que el autoengaño y la ficción, la magia de ser ricos rápido, la astucia sin inteligencia son los rasgos constitutivos de nuestro peor rostro interior. Aceptar esa verdad es empezar a modificarla sustituyendo el sentido del poder y del dinero por el sentido de la vida digna y la honra verdadera, única forma de prosperidad económica y social, auténtica.
 
Sustituir la magia y la especulación por las reglas, entendiendo que la libertad se funda en la ley y no fuera de ella. Sin ley moral y Constitución escrita no hay libertad. Sino solo anomia y violencia. Y sustituir por último la renta fácil por el trabajo productivo la argentina rentística debe dar paso a la argentina productiva e innovadora, en esto hay que ser desarrollista como Frondizi.
 
La política inflacionaria y devaluatoria del gobierno, muestra los signos de su descontrol que nos lleva a la deriva histórica de fin de ciclo, donde ya intuíamos el empobrecimiento generalizado y la necesidad reflexiva, honda y profunda de empezar de nuevo, Hannah Arendt nos dice que el concepto central de la política y del hombre es la natalidad y que un hombre nunca está tan activo como cuando reflexiona y obra distinto, única posibilidad de cambiar su propia historia y la del mundo. No podemos condenar a nuestros hijos a ser ladrones o coimeros. Y esa Argentina está a nuestro alcance si somos capaces de entender y de aceptar nuestra debilidad, sobre todo frente a la prepotencia, el robo y la guaranguería. Pero que precisamente somos fuertes por esa debilidad, porque queremos ser humanos, es decir, sometidos a la ley de no mentir, de no matar, de no usar al otro y que la libertad otorgada a partir del cumplimiento de la ley interior y exterior es el camino a la cultura, al trabajo, a la prosperidad y a la felicidad; esto exige por parte de todos nosotros cambiar la transgresión como avivada criolla, la ley del respeto mutuo y la prohibición de la mentira, porque eso es ser civilizado, eso es ser religioso aunque no crean en Dios y para los que si creen en él, es el camino a la dulzura envolvente de aquel que caminando entre los hombres sana llevándose nuestras miserias para que seamos cada vez más libres.
 
La mediocridad lacerante en que hemos caído con una presidente que portaba como apellido una Louis Vuitton o Hermes, mientras su marido acumulaba euros robados a todo el pueblo argentino, son la mejor imagen de nuestra superficialidad y de nuestra tentación. La sencillez denota profundidad y humanismo, por esto hay tanta educación en hombres y mujeres pobres y sencillas. Y tanta grasitud en Echegaray y tantos otros.
 
El próximo domingo: narcotráfico, golpismo y reconfiguración del ejército en manos de Milani.
 
Les pido que difundan, para que circule en las redes. ¡Gracias!
 
Un beso. Lilita @elisacarrio
www.elisacarrio.org

Entradas populares de este blog

linea de tiempo con los hechos más importantes de la historia de Argentina

Las máximas Sanmartinianas