Ahorrar en el banco o comprar dólares seguirá siendo menos atractivo que consumir

Ahorrar en el banco o comprar dólares seguirá siendo menos atractivo que consumir


PLAZOS FIJOS: Las consultoras estiman que el billete avanzará hasta 9,7% este año, mientras que la tasa de plazos fijos se ubicará en un promedio de 12%. Así, las inversiones menos sofisticadas rendirán un tercio de la inflacion

    IGNACIO OLIVERA DOLL Buenos Aires
    El escenario 2011 para los inversores menos sofisticados profundizará el esquema establecido desde los inicios de la era K: quienes intenten proteger sus ahorros cambiándolos por dólares o colocándolos en un plazo fijo –las dos herramientas más frecuentadas por el argentino minorista– llegarán al 2012 con la menor rentabilidad en sus manos entre casi todas las alternativas de inversión posibles.
    Las consultoras privadas estiman que el billete estadounidense se ubicará en torno a los $ 4,20 y los $ 4,37 en diciembre del año próximo, lo que redondeará un avance del tipo de cambio de entre el 5,5% y el 9,7% anual. La suba será notablemente mayor a la reflejada este año, con una divisa que empezó cotizando a $ 3,82 en enero y terminará el 2010 en los $ 3,98 (+4,7%). Pero quedará significativamente más lejos, en cambio, en relación a los niveles de inflación que se proyectan para los próximos doce meses. Las consultoras estiman que la suba de precios, cercana al 30%, carcomerá los ahorros en dólares en al menos un 20%.
    “El dólar siempre es difícil de predecir porque es el primero que reacciona ante una sorpresa negativa. Pero a priori el plazo fijo debería ganarle a la depreciación. Frente a esto, y de cara a las elecciones, el ahorro en el banco aparece como una inversión más atractiva. Lo recomendable sería conformarlo a plazos cortos, ante la presunción que tenemos de que la tasa Badlar seguirá subiendo”, comentó a este diario el analista de Econviews, Juan Manuel O’Donnell. En su consultora proyectan una tasa Badlar (la que se paga por los depósitos mayores al millón de pesos) del 16% anual para el último día del 2011, en los bancos privados, que alcanzará a resarcir a los ahorristas con un retorno de apenas la mitad de la inflación proyectada para ese año.
    En Ecolatina, esa misma tasa se estima en 14% y en un 12% en promedio para todo el año. “Estamos suponiendo que las tasas de interés se verán afectadas levemente por el escenario preelectoral, pero no vemos que vaya a haber factores que las recalienten demasiado. De todos modos, el mercado financiero argentino es absolutamente reducido y eso hace que sea difícil proyectar la evolución de las tasas”, consideró ante este diario el director de Ecolatina, Santiago Paz. El economista considera que, aún con el alza prevista, las tasas se mantendrán fuertemente negativas: “Un 12% anual es un beneficio muy pobre con una inflación del 29%”, consideró.
    La performance confirmará una costumbre de los años K: la decisión de consumir en el presente genera más bienestar que postergar el consumo echando mano a los instrumentos de ahorro tradicionales.
    “A futuro, ahorrando siempre vas a tener menor poder adquisitivo y nunca te va a dar la misma satisfacción que consumir. Hay una incapacidad de los instrumentos más accesibles para dar cobertura en materia de ahorro”, precisó Andrés Méndez, de AMF Economía.
    En Econviews consideran que “el carry trade puede ser una buena inversión, dado que el mundo mejora y el riesgo país de argentino parece que seguirá cayendo. El Credit Default Swap (CDS), por ejemplo, está casi al mismo nivel del de Irlanda”.
    Con todo, el pobre retorno que arrojarán los plazos fijos se convertirá en una de las grandes ventajas con las que contará el sistema financiero este año para volver a obtener buenas ganancias a partir de los bajos costos de fondeo. A los bancos les alcanza con estos rendimientos para seguir acumulando liquidez. Durante este año, en el que la tasa osciló entre el 9% y el 11%, las entidades acumularon $ 18.000 millones en depósitos. Una de las razones fue la pobre perfomance que mostró el dólar a nivel local, con un avance de 4,7%.
    Lo mismo suponen los analistas que sucederá en 2011. “Con el BCRA comprando u$s 100 millones por día parece difícil ver que el dólar se deprecie en la primera mitad. Habrá que seguir de cerca la cosecha y ver si se da una apertura de las importaciones para medir el balance de dólares en el mercado. Pero lo vemos tranquilo”, contó O’Donnell.

    Entradas populares de este blog

    linea de tiempo con los hechos más importantes de la historia de Argentina