10 de octubre de 2003.....

Entendes... que pasa hoy si los K defendían esto en el 2003.....


Reacción oficial por las polémicas declaraciones del ministro Beliz

Dos ministros tomaron distancia de sus dichos de anteayer; profundo malestar en el Congreso
El jefe de Gabinete dijo que su colega de Justicia "debería ser más prudente"
"Son expresiones personales", consideró el titular de la cartera del Interior
Dos pedidos de interpelación en el Parlamento 

Viernes 10 de octubre de 2003 | Publicado en edición impresa
Un fuerte revuelo provocaron en el arco político las declaraciones del ministro de Justicia, Gustavo Beliz, que anteayer afirmó que durante la década del 90 hubo una "narcodemocracia" en la Argentina, además de denunciar que en aquellos años se compraban y vendían leyes en el Congreso.
Mientras que en el Parlamento se multiplicaron las críticas ante los dichos de Beliz, los funcionarios de la primera línea del Gobierno tomaron distancia de sus expresiones y, con el cuidado de no desautorizarlo, le recomendaron mesura.
Incluso, según fuentes inobjetables, el propio presidente Néstor Kirchner lo llamó por teléfono para manifestarle su desencanto por las afirmaciones vertidas.
Beliz había dicho en un seminario sobre prevención del narcotráfico realizado anteayer que en los años noventa "vivimos una narcodemocracia donde no se respetó la ley, donde los funcionarios públicos lavaron dinero sucio, donde llegaron al poder con el afán de enriquecerse... con un fuerte nivel de complicidad con la corrupción y el narcotráfico".
En la Casa Rosada la preocupación por esos dichos radicaba principalmente en el impacto que tuvieron en el Congreso, sobre todo en el bloque de diputados peronistas, donde se expresó repudio e indignación hacia aquellas declaraciones.
"El problema no fueron las palabras en sí, sino el impacto que tuvieron entre los diputados del duhaldismo, que se lo querían comer vivo", graficó ante LA NACION un funcionario de contacto permanente con el Presidente.
Según las fuentes consultadas, fue eso lo que impulsó a Kirchner a indicarles al jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y al ministro del Interior, Aníbal Fernández, que suavizaran públicamente la postura expresada por Beliz.
En la mañana de ayer, el jefe de Gabinete fue el primero en poner en práctica las instrucciones presidenciales.
"Esas declaraciones son muy severas. Yo no creo en las declaraciones rimbombantes. Tendría que ser más prudente, más medido", recomendó Fernández.
"Yo intento ser más prudente y más medido, y ser menos categórico en algunas definiciones, estoy más preocupado por hacer que por decir", agregó el ministro en declaraciones radiales.

"Opinión personal"

Consultado por LA NACION por la tarde, Fernández buscó bajar el tono al entredicho. "Lo de Beliz es una opinión personal, sólo eso", se limitó a decir. Beliz había estado en su despacho cerca de las 14, conciliando posiciones.
El ministro del Interior, Aníbal Fernández, coincidió con esa visión, y tomó prudente distancia de su par de Justicia. "Son expresiones personales del ministro", afirmó Fernández. "Me parece que si eso se refiere a la década del 90, que uno bata el parche desde el punto de vista contrafáctico no sé cuál es el beneficio", manifestó.
El presidente del bloque de diputados del justicialismo, José María Díaz Bancalari, expresó el malestar que los dichos del ministro provocó entre los legisladores. Concretamente, le reclamó a Beliz, entre líneas, que si tenía pruebas de sus palabras, se presente ante la Justicia.
"El sabrá por qué lo expresa", dijo, y agregó: "No voy a ser su exégeta. Cuando uno tiene conocimientos de hechos de esa naturaleza, lo primero que tiene que hacer es recurrir a la Justicia, más cuando uno es funcionario".
El diputado nacional Jorge Villaverde (PJ-Buenos Aires), enrolado en el duhaldismo, presentó ayer un proyecto de resolución para que la Cámara baja cite a Beliz con el propósito de que éste informe sobre sus declaraciones. Por su parte, el diputado Alberto Natale (Demócrata Progresista -Santa Fe), referente del Interbloque Federal, hizo lo mismo.

Ironías

Como la voz de la oposición, el senador radical Rodolfo Terragno ironizó sobre las palabras del ministro. "Ahora hay quienes repentinamente ven cosas que en su momento no vieron", sostuvo.
Hubo pocas voces de apoyo, entre ellas las del diputado demócrata mendocino Gustavo Gutiérrez. "Beliz es un verdadero ejemplo de hombre corajudo, que habla con la verdad. El da un verdadero testimonio de cómo debe obrar un dirigente", dijo ayer el legislador.

Cruce en el gabinete

Aníbal Fernández

  • En cumplimiento de una orden presidencial, los funcionarios de la primera línea del Gobierno se despegaron de las acusaciones de Beliz.
  • El ministro del Interior fue uno de los que le recomendó mesura. "Son expresiones personales del ministro", dijo Fernández.

Alberto Fernández

  • El jefe de Gabinete fue el más duro con el ministro de Justicia. "Ya no creo en las declaraciones rimbombantes. Tendría que ser más prudente, más medido. Este gobierno prefiere ocuparse en hacer más y decir poco", afirmó, por la mañana.
  • Consultado por LA NACION, bajó el tono al entredicho. "Lo de Beliz es una opinión personal, sólo eso", dijo.

Gustavo Beliz

  • El ministro de Justicia había dicho anteayer que en la década del 90 hubo una "narcodemocracia" en la Argentina. "Vivimos una narcodemocracia donde no se respetó la ley, donde los funcionarios lavaron dinero sucio, donde llegaron al poder con el afán de enriquecerse". También sostuvo que en ese período se habían comprado y vendido leyes.
  • El presidente Néstor Kirchner lo llamó por teléfono para comunicarle su desencanto con las palabras expresadas. Beliz conversó también con el jefe de Gabinete para conciliar posiciones.

Una llamada a Díaz Bancalari

Un día después de declarar que en el parlamento de los años noventa "se compraban y vendían leyes" en el marco de una "narcodemocracia", el ministro de Justicia, Gustavo Beliz, tuvo que llamar ayer por teléfono al titular del bloque de diputados del PJ, José María Díaz Bancalari (Buenos Aires), para morigerar el tono de sus polémicas expresiones.
Además del pedido de interpelación del diputado duhaldista Jorge Villaverde y de Alberto Natale (sobre lo que se informa por separado, los legisladores agrupados en el denominado Grupo Talcahuano intentaron mediar para suavizar y bajar el tono del conflicto. En una reunión reservada, realizada a última hora de anteayer, los diputados le expresaron al ministro el profundo desagrado que sus declaraciones habían provocado en el bloque justicialista, y le recomendaron una conversación con Díaz Bancalari.
Beliz tomó el consejo al pie de la letra. En su charla telefónica con el titular del bloque peronista, logró descomprimir la situación, aunque no evitar el pedido de informes, presentado ayer por la tarde.
Fuentes de la conducción del PJ no descartaron que el episodio haya finalizado con las explicaciones del ministro. "Siempre y cuando Beliz se calle la boca y no hable más", graficó uno de los legisladores.

Entradas populares de este blog

linea de tiempo con los hechos más importantes de la historia de Argentina