Es lo que se dice un tipo versátil. Tiene una gran voz y nada, absolutamente nada para decir


EDUARDO NO SE LLAMA ASI.


Se llama, en verdad, Eduardo Garcia. Luego se agrego el apellido materno. Eduardo Garcia Aliverti. De eso me entere hace ya años, cuando rastreábamos la lista de los que habían sido favorecidos con créditos irregulares del Banco Hipotecario en la época radical. Así figuraba, Garcia Aliverti. Trabajé con Eduardo hace muchos, muchos años, contratado por su productora en la mítica Radio Belgrano, en un programa llamado Sin Anestesia. Allí me ocupaba de las notas de investigación. Eduardo nos pagaba una miseria, y en negro, él, por su parte ganaba una suma sideral, como si fueran 10.000 pesos de ahora contra 500 que cobrábamos nosotros, para dar un ejemplo. En aquellos años Eduardo estuvo brevemente “de moda” y se la pasaba dando - y cobrando – charlas en diversos sitios. Allí supe, por primera vez, que también iba a una cena más o menos numerosa si le pagaban para hacerlo. Siempre fantaseaba con el momento crucial: ¿En qué momento le darían el sobre con la plata? ¿En el postre o al llegar? Nunca lo supe. Eduardo estaba en aquel momento cerca del PC; creo que aun lo sigue estando: el instituto movilizador de fondos cooperativos y el Creedicoop, las empresas de fachada del partido auspiciaban puntualmente todos sus programas, y él obedecía difundiendo sus gacetillas y candidatos. Lo llevé a Página/12 apenas sacamos el diario, ofreciéndole lo que aun hoy sigue haciendo. Una columna semanal en la que incluso hoy, 24 años después sigue perdiendo con la sintaxis. Cuando unos meses más tarde comenzamos a publicar Rosario/12, yo estab de viaje y le pedí que fuera en mi nombre al lanzamiento:
- Este diario que fundamos con Lanata y Tiffenberg, entre otros… - comenzó Eduardo que nunca había trabajado en la redacción y enviaba las columnas.
En aquel tiempo, Eduardo, - que ahora se espanta porque asisto a TN y canal 13 – co-conducía un programa de debate con Carlos Varela, un periodista Pinochetista de triste renombre. No sé desde cuando conocía a Varela, pero sus vínculos con la derecha militar eran ambiguos y se perdían en la noche de los tiempos. Eduardo publicó junto a Néstor J. Montenegro en 1982, con editorial Nemont, un reportaje a Galtieri titulado Los nombres de la derrota. Puede conseguirse en Mercado Libre a un precio módico. La presencia de Galtieri en el libro es anónima; se lo identifica como “una alta fuente militar”, y en las 112 páginas se justifica su conducción de la guerra.
El libro se publicó poco después de la derrota, y era el descargo del general alcohólico ante un locutor y un periodista. Ahora Eduardo dicta clases de moral desde la radio de José Luis Manzano y Daniel Vila. Antes trabajó en Rivadavia, la emisora del testaferro de Cotí Nosiglia.
Es lo que se dice un tipo versátil. Tiene una gran voz y nada, absolutamente nada para decir

Entradas populares de este blog

linea de tiempo con los hechos más importantes de la historia de Argentina

Las máximas Sanmartinianas