HEBE DE BONAFINI: “SI LOPEZ DESAPARECIÓ, POR ALGO SERÁ”




La “trayectoria” que alguien haya tenido en el pasado no significa nada cuando se claudica, cuando se abandonan los principios, y se decide entrar al pantano.






Para la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, cada vez más genuflexa frente a “su” presidente, hay que investigar, no la desaparición de Jorge Julio López, sino a la víctima. El oficialismo, a través de su vocera Bonafini, usa el viejo recurso de ensuciar a la víctima para descalificarla y descalificar a los que exigimos aparición con vida.
Para la Sra. Pastor de Bonafini, se debe investigar a López porque “no es un típico desaparecido”, ya que no habría sido un militante setentista -como según ella, sí lo fue su presidente…-. Esa lógica es la misma con la que décadas atrás muchos sostenían que los casos de gatillo fácil no eran cuestiones de derechos humanos porque sus víctimas predilectas no eran militantes revolucionarios, sino pibes de las villas y barrios más pobres.
En el colmo del delirio pro-kirchnerista, hasta planteó Bonafini que la declaración testimonial de Jorge Julio López contra el genocida Etchecolatz puede ser “parte de una gigantesca maniobra contra el presidente, al que le quieren tirar un desaparecido”. O sea, López, que no sólo fue testigo sino también querellante en el juicio, se hizo secuestrar y torturar por Etchecolatz, y se autoconfinó en el Pozo de Arana para poder, 30 años después, urdir una maniobra contra Kirchner, de la que seguramente somos parte las decenas de miles que el miércoles pasado marchamos por la aparición del compañero, responsabilizando al gobierno y exigiendo castigo a los culpables. Un verdadero dislate que sólo se explica por el compromiso K asumido por la Sra. de Bonafini, y que nada tiene que ver con la defensa de los derechos humanos.

En su encendida defensa del gobierno, Bonafini no sólo acusa a la víctima. También oculta, como todo el kirchnerismo y sus amigos, que la “política de DDHH” de su gobierno mató más de 500 personas con el gatillo fácil y la tortura y que éste es el gobierno que más presos políticos ha tenido desde 1983. Y que es el gobierno que ha desarrollado como ninguno, la “tercerización” de la represión, usando para atacar a los sectores populares a sus patotas sindicales o partidarias, tan serviles a Kirchner como Bonafini misma, la que tiene claro que si Jorge Julio López desapareció, por algo será.
Lo que nos queda claro a nosotros es que la “trayectoria” que alguien haya tenido en el pasado no significa nada cuando se claudica, cuando se abandonan los principios, y se decide entrar al pantano.



Entradas populares de este blog

linea de tiempo con los hechos más importantes de la historia de Argentina