“No hay que mirar 2001, sino 1989”






DOLORES OLVEIRA Buenos Aires
Joshua Rosner, economista y analista de Wall Street, opinó que el país en un plazo de 6 a 12 meses se puede encaminar a un default interno que guardaría similitudes con el que tuvo lugar en 1989.
Rosner opinó que el país se encuentra ya en estanflación, con una inflación de alrededor de 20% y un crecimiento de la economía que se acerca a cero.
El siguiente es un resumen del diálogo que Rosner mantuvo con El Cronista:

–Usted plantea que podemos estar caminando hacia un default interno como el de 1989...
–No es exactamente igual. Poro hay una economía que depende de la deuda interna y el consumo interno, lo que se suma a una desaceleración del PBI, un alto nivel de gasto público y de inflación. Todo esto conduce a Argentina a un default muy parecido al de 1989, si no se reconoce las ventajas de atraer inversiones que inyecten dólares.

–¿Cuán cerca podría estar ese default?
–El año pasado predije que si no había diálogo con el Club de París y los fondos buitres se desplomaría la economía, y esto sucedió. Ahora anticipo que habrá un default interno en un plazo de 6 a 12 meses si no se toman las políticas adecuadas. El Gobierno necesita acercarse y empezar a negociar o quedará exiliado a la espera de un eventual default.

–El ministro de Economía dijo que jamás le pagaremos a los fondos buitres...
–Es un error que disparó el spread de los bonos argentinos y el riesgo país. Lo que debería hacer la Argentina es decir: “Estoy en desacuerdo con el fallo y quiero sentarme a negociar por fuera de la Corte”. Esas conversaciones no tiene porqué llevar a grandes desembolsos.

–La deuda interna argentina es con entes públicos; en especial, el Banco Central...
–Eso provoca que aumente el abastecimiento monetario, lo que incrementa la inflación, sino hay acceso a dólares a través de la inversión. Y la inflación de alrededor de 20% más un crecimiento del PBI cercano a cero ya han puesto a la Argentina en una situación de estanflación. En este escenario será difícil evitar el déficit fiscal durante los próximos 3 años.

–¿Qué habría que hacer para lograr esas inversiones?
–El Gobierno parece haber convencido a la población de que el diálogo es algo negativo. Y lo que se requiere es normalizar las relaciones con el mundo, demostrar la predisposición a sentarse a negociar, con el Club de París, con las empresas que obtuvieron arbitrajes favorables en el Ciadi, con Repsol, con los fondos buitres, y sentarse a conversar con el FMI sobre un nuevo Indec a futuro. No se trata de darles todo lo que piden, se trata de sentarse a conversar con la mira en llegar a un acuerdo que satisfaga a las dos partes.

–¿Qué pasa cuando se dan situaciones como la pesificación de la deuda de Chaco?
–El tipo de regulaciones del Banco Central que conduce a lo que pasó con el Chaco impacta expulsando inversiones, igual que los controles de los mercados de capitales, el uso de las reservas del Banco Central como si fuera un banco particular, la decisión de no obedecer fallos judiciales. Pero la opinión pública y los mercados tienen memoria corta, sería fácil revertirlo, renovando el compromiso con el proceso de negociación. El problema del populismo nacionalista es que no plantea “nosotros y el mundo”, sino “nosotros y ellos”

Para crecer..... ahorrar... no consumir....


Entradas populares de este blog

linea de tiempo con los hechos más importantes de la historia de Argentina