Volver del futuro.....



Restricción en la oferta limitó la expansión del consumo en 2012

Consumidores hacen compras anticipadas para protegerse de la inflación


imageRotate
Los venezolanos están habituados a recorrer entre 3 y 4 establecimientos para satisfacer sus necesidades.


En 2012 el consumo se vio estimulado por la expansión de la liquidez monetaria, que a su vez fue impulsada por el aumento del gasto público en el entorno de un año netamente electoral. 

El aumento real en el nivel de ingreso de los consumidores fue el motor del consumo, que creció 7,4% en 2012, según el Banco Central. 

Luis Vicente León, presidente de Datanálisis, señaló que a pesar de la percepción de crisis que tiene la población y de los problemas de abastecimiento, los consumidores tuvieron mayor disponibilidad de recursos para comprar, el problema fue la limitada la oferta de productos que no permitió que el consumo creciera aún más. 

"Hubo muchas barreras en 2012, pero lo que frena la expansión del consumo es la cantidad de productos en el mercado que creció menos que la demanda, generando una brecha que se evidencia a través de las fallas de abastecimiento. La otra limitante fue el crédito al consumo que, aunque la banca tiene mucho dinero, trata de colocarlo en las empresas y no en el consumidor, porque es más riesgoso", explicó León. 

La contracción en la oferta de productos ha estado marcada por el clima de hostilidad que gira entorno al sector privado: escasez de divisas a tasa oficial, competencia desleal de las importaciones públicas, pérdida de productividad interna y todas éstas, conjugadas entre sí, limitan la inversión. 

El mercado además está segmentado por los productos con precios controlados, los que están bajo seguimiento y supervisión, y los que están liberados. Todo esto impacta en los hábitos de consumo de los venezolanos. 

Luis Vicente León señala que un segmento importante de la población sabe que la devaluación aplicada el pasado 8 de febrero, así como la eliminación del Sitme, tendrán impacto en la reposición de los inventarios. 

La reacción del consumidor ante esta situación ha sido la compra anticipada de bienes y productos previendo alzas de precios a corto plazo. Este comportamiento se evidencia en el caso de los productos que no están controlados, como los muebles, línea blanca (neveras, lavadoras, cocinas, secadoras, aires acondicionados), línea marrón (reproductores de audio, de sonido, televisores, entre otros), vehículos y equipamiento del hogar. 

"El consumidor no percibe que los precios son altos, percibe que el precio es bajo tomando en cuenta el precio que tendrá en el futuro. Eso se llama expectativas regresivas, y ante expectativas de crecimiento futuro el incremento actual no es visualizado como un alza de precios sino como un precio bajo en comparación con lo que será más adelante. En ese espiral se ha incrementado la demanda de bienes en los mercados que dependen de los dólares alternativos que no se están consiguiendo actualmente en el mercado", señaló León. 

En el caso de los bienes esenciales o básicos los "precios bajos" han estimulado la demanda de manera "artificial". 

"Lo que consiguen en el anaquel está prácticamente regalado porque esos precios son artificiales, están vinculados a un tipo de cambio que ya no existe, y eso lo que hace es estimular la demanda. Cuando el consumidor cae en compras nerviosas es porque está estimulado por precios bajos y eso hace que se agote la mercancía. La gente compra más de lo que necesita para protegerse del desabastecimiento", indicó. 

En el caso del estrato E, el consumo está concentrado en los productos básicos y compran hasta donde su poder adquisitivo les permite. León destaca que aunque el poder de compra de estas personas se ha incrementado sigue estando limitado. 

El consumidor nuevo 

Las particularidades del mercado venezolano han generado cambios en el comportamiento del consumidor. 

León señaló que el consumidor de hoy circula por distintos establecimientos para poder hacer una compra completa. En promedio debe recorrer entre tres y cuatro puntos de venta. "Aunque no es algo que a las personas les guste, ya están habituados y ya forma parte de los hábitos de consumo". 

En ese recorrido el consumidor no compra lo que quiere sino lo que va consiguiendo en los anaqueles. Esto ha hecho que se pierda la elasticidad de la demanda versus el precios. 

"Existe la percepción de que si hay riesgo de que ese producto no se va a conseguir compran al precio que sea. Ahorita es más importante conseguir el producto que el precio que tiene cuando lo consigues, por eso compran en los buhoneros o en los chinos, más caro que en el supermercado", explicó. 

A futuro 

El efecto de la devaluación se verá a partir del segundo trimestre del año. León estima que el impacto será en el nivel de ingreso de la población, por lo que prevé que este año no habrá tanto dinero como en 2012, sino que esperan contracción en el consumo que regulará "la locura de las compras". 

La oferta es la mayor incertidumbre. Estima que habrá "baches" en el abastecimiento, por limitaciones de materias primas y divisas. El consumidor seguirá limitado.

Entradas populares de este blog

linea de tiempo con los hechos más importantes de la historia de Argentina