La corrupción según Tato Bores (1993)




La corrupción según Tato Bores (1993)







En estos días de tensiones políticas, económicas y sospechas judiciales, es cuando más se extraña el humor irreverente y las reflexiones críticas que Tato Bores hacía cada semana para una Argentina agobiada por sus crisis cíclicas. Mauricio Rajmín Borensztein, más conocido por su nombre artístico Tato Bores, murió el 11 de enero de 1996 pero su espíritu sigue vigente en muchos argentinos. Jorge Lanata rescata algo de su estilo en sus monólogos domingueros y el hijo de Tato, el arquitecto Alejandro Borensztein, recoge la herencia en sus columnas dominicales en Clarín que lo revelan como una pluma punzante, creativa y de sólida formación cultural.

En esta edición, El Cronista quiere homenajear a Tato Bores recordando uno de sus monólogos recopilados por quien fue su guionista, el talentoso Santiago Varela. El tema elegido es la corrupción. El texto es de 1993 pero parece escrito hoy. Y eso se debe a las dificultades de la Argentina para madurar como país y al talento de quien, con total justicia, fue definido como Actor Cómico de la Nación.

Corrupción

Ahora entramos en época electoral y todos salen con los dientes nuevos y bien peinados prometiendo el oro, el moro y la máquina de hacer chorizos. Sacan afiches ofreciendo, como gran mérito, la honestidad. Con lo cual “no robar” pasa a ser una especie de opcional. Vea: ningún coche hace propaganda diciendo que tiene ruedas o parabrisas. Eso es standard. Ponen lo distinto, lo novedoso. Y hoy parece ser que ser honesto, es una especie de GTX Super de Luxe de la política.


Pero ojo no exageremos, porque ser corrupto tampoco está del todo mal, porque ahora muchos corruptos son tapa de revista, modelos para imitar. Le explico: usted después de transpirar la camiseta como funcionario ha logrado, con su modesto sueldo, adquirir una mansión que reíte de Dinastía. ¿Lo va a ocultar? ¿Se va a avergonzar? Eso era antes, cuando ser chorro significaba una sanción moral. Ahora no, ahora ni bien se enteran vienen de la revista Tujes a sacarle fotos, a usted y a su familia, sentados en la cama comprada gracias a sus afanes....afanes de afanar. Y cuando la gente vea las fotos le dirá a sus hijos:

- ¿Ves nene? Si querés triunfar ni se te ocurra perder el tiempo en estudiar, ni tampoco seas tan salame de arruinarte el lomo laburando ¿entendés?
Además afanar es seguro. Se puede ir en cana por cualquier motivo, incluso se puede ir en cana sin ningún motivo; pero por corrupto, jamás. El que sí va en cana es el ladrón de gallinas. Lo que no se sabe es si va en cana por chorro o por boludo.

http://www.cronista.com/economiapolitica/La-corrupcion-segun-Tato-Bores-20130510-0001.html

Entradas populares de este blog

linea de tiempo con los hechos más importantes de la historia de Argentina