La reina Cristina está desnuda



La reina Cristina está desnuda – 21 de febrero 2014



Nadie se atrevió nunca a decírselo a Cristina. Es que le temen a sus gritos y castigos. Pero como en el cuento de Andersen, la reina está desnuda. El modelo se fue descascarando hasta quedar, impúdicamente, con su esqueleto al aire. En los últimos tiempos las evidencias son de una contundencia irrefutable hasta para los que se fanatizaron por convicción o por dinero.
Veamos algunos ejemplos:
1) En la patética discusión pública que condenó al silencio a Agustín Rossi en un tema tan grave como la instalación del narcotráfico, nadie pudo explicar porque Brasil, Chile y Uruguay tienen radarizado el 100% de su espacio aéreo y Argentina solo el 10%. Y estamos hablando de radares 3D que puedan detectar aviones que vuelan a baja altura. ¿Es tan grande el nivel de corrupción en la cima del estado que son capaces de dejar desprotegido el futuro de varias generaciones que implosionan y multiplican la muerte cuando se consolidan los carteles de la cocaína? ¿O van a decir que no hubo dinero en esta década para atender algo tan estratégico, tan de vida o muerte? Tal vez no les importe la prostitución de las instituciones y la muerte cotidiana como resultado de la penetración de ese crimen organizado.


2) Axel Kicillof está tan desorientado y desesperado que no le importa mandar al muere a Tierra del Fuego y sus fábricas con tal no soltar un solo dólar. Pero como también teme que colapsen en 15 días todos los teléfonos celulares por falta de insumos dice que es capaz de mirar para otro lado si las empresas le compran directamente a los grandes fabricantes en el exterior. Y eso que el relato productivista e industrialista sigue firme. Debora Giorgi desde Ezeiza y Cristina desde Florencio Varela recordaron que cuando llegó Néstor había 80 parques industriales y “muchos de ellos eran potreros y hoy inauguramos el numero 316″ ¿Alguien le preguntará al ministro Kicillof como puede seguir en el gobierno después de haber dicho que Repsol le iba a tener que pagar a la Argentina por su daño ambiental y terminamos indemnizando a la empresa española con 5 mil millones de dólares? No fue un pequeño errro de cálculo. Relató un penal a favor y terminó haciendose un gol en contra.
3) Es extraño que el gobierno diga en voz baja y solo por boca del ladriprogresismo que derrotó a Clarín con la aplicación de la Ley de Medios. ¿Si fuera cierto no deberían celebrar semejante toma del palacio de invierno? Algo no cierra. Fue planteada como la madre de todas las batallas. Martín Sabbatella y Victor Hugo Morales dicen que ganaron, que el grupo “se rindió ante el imperio de la ley”, pero nadie grita los goles. ¿Que pasó? ¿O en realidad fue Cristina la que tiró la toalla? Fue tanto el odio que condujo esa pelea que los llevó a un callejón sin salida. Nadie le hizo caso pero Teresa Parodi propuso al lunes pasado como “un día de festejo para los trabajadores de la cultura” porque ” terminar con los monopolios mediáticos es un paso fundamental.”
4) El ajuste ortodoxo y conservador de Cristina deberá pasar esta semana la prueba de fuego con las paritarias de los trabajadores. La presidenta pidió “responsabilidad” a los dirigentes sindicales. Roberto Lavagna se preguntó: “¿que significa eso. Pedir el 20 por ciento cuando la inflación es mas del 30%, esto es responsabilidad?”. El ex ministro de Economía que rechazó por inexistentes todas las expliciones conspirativas de Cristina, dijo que un gobierno nacional y popular no tiene que tener como variable de ajuste ni el salario ni las fuentes laborales.
5) Acalorada como pocas veces, la presidenta en Florencio Varela, hizo un esfuerzo hasta estético evitar que huyan de su lado mas intendentes o dirigentes justicialistas. Sentó a Daniel Scioli y a Julio Pereyra en lugares de privilegio y La Cámpora tuvo menos cámara en esta ocasión. Tal vez sea demasiado tarde para lágrimas. La inmensa mayoría de los cuadros justicialistas ya piensan en un nuevo jefe, en alguien que les pueda garantizar la continuidad en el poder después de que Cristina vuelva al llano. Muchos piensan en Daniel Scioli, otros esperan la evolución de Sergio Massa. Solo el núcleo duro confía en un candidato del palo, al estilo Sergio Urribarri. Es que el gobierno camina por un peligroso desfiladero económico y lo hace en chancletas. De un lado tiene la hiperinflación si no controla la puja distributiva y del otro la receción si continua con el enfriamiento de la actividad. Hay un debate encubierto entre las primeras espadas K. Algunos dicen que tienen que llegar de pie al 2015 aunque sea desangrados en su discurso revolucionario y mostrando la verdadera cara del modelo y los mas fundamentalistas apuestan al portazo victimizador.
6) Curiosamente, hasta en su apoyo a Nicolás Maduro, la presidenta actuó con prudencia. Comprendió que el tema divide aguas y crispa a grandes sectores sociales. Es verdad que no se atrevió a cuestionar el pedido de fusilamiento que hizo Luis D`Elía, solo pidió “mas tolerancia con nuestras lenguas”, pero tampoco apeló a la flamígera verba chavista.
7) Como contracara de lobo feroz frente al disfraz de cordero patagónico, el grupo antidemocrático Quebracho fue el autor material, acompañado y protegido por la Policía Federal, de los escraches violentos cuya autoría intelectual fue de la presidenta. Hubo persecusiones y aprietes de todo tipo, muchos de los cuales silenciados por sus propias víctimas para “evitar que se produzca el efecto contagio”.
Lo nuevo es que tanto tiraron de la cuerda que no alcanza ni el volantazo a la derecha

Entradas populares de este blog

linea de tiempo con los hechos más importantes de la historia de Argentina