Firmenich ejercía en la Torre de Marfil y planificaba acciones que no coincidían con la realidad del país






Cristina y Firmenich


Mario Firmenich estaba a salvo en Cuba y planificaba sus acciones armadas sin asumir la estabilidad política de la dictadura que ya había levantado la Copa Mundial 1978. El líder montonero diseñaba una contraofensiva que implicaba un nuevo sacrificio de los militantes clandestinos y exilados, ante la supuesta posibilidad de vencer al Proceso y abrir el camino hacia una gesta revolucionaria. Fue una masacre que fortaleció al régimen militar y debilitó a la resistencia civil.

Firmenich ejercía en la Torre de Marfil y planificaba acciones que no coincidían con la realidad del país. Pensaba que su aislamiento político y su discurso épico podían derrotar a una maquinaria asesina que tenía la suma del poder público y clandestino. La contraofensiva fue un suicidio montado sobre un relato que sólo existía en la imaginación de la patrulla perdida que operaba en el exilio cubano.

Cristina Fernández designa enemigos en Olivos y alinea sus soldaditos junto a Axel Kicillof, el ministro de Economía que se transformará en la réplica postmoderna de Celestino Rodrigo cuando los barones del peronismo opten por privilegiar su propia supervivencia política. CFK y Axel iniciaron una contraofensiva y creen que servirá para recuperar los votos y el poder, dos variables de la democracia que en el kirchnerismo son una especie en extinción.



La Presidente aplica una estrategia Firmenich para derrotar a los Buitre, salvar su responsabilidad penal y llegar sin sobresaltos al 10 de diciembre de 2015. Cristina, como los Montoneros con la Dictadura, tiene un enemigo acorde a la épica y la redención. Pero su plan es un puñado de frases sin sostén institucional que nos pone al borde de la tragedia política y económica.

La amoralidad de la dictadura se puede alinear con la voracidad de los Buitre. Sin embargo, la coincidencia dialéctica del enemigo a vencer no puede justificar la comisión de errores tácticos empujados por la incapacidad de entender qué está ocurriendo en todo el escenario político. La sentencia de Thomas Griesa es un exceso judicial, pero no es optativa y se debe buscar el mejor camino para cumplirla.

CFK resiste el fallo y esa decisión encierra la lógica de la contraofensiva montada por Firmenich y su consejo de iluminados. Cristina piensa que la ausencia de ética del enemigo avala todos los movimientos para lograr una victoria nacional y popular. Los antecedentes de los Buitre dan una ventaja, pero no alcanzan para derrotar al sistema jurídico de los Estados Unidos y esquivar las consecuencias políticas y económicas del default.

Cristina perfeccionó el método de ‘fuga hacia adelante’ usado por Firmenich para permanecer como líder de una facción política que ya había dejado de representar un ideal o un sentimiento social. En la contraofensiva, el jefe montonero era una caricatura que después mutó en principal responsable de una operación bélica que implicó el asesinato de un puñado de cuadros sobrevivientes de la primera ola de represión ilegal.

La Presidente y su ministro de Economía están forzando una crisis social para preservar los restos de un paradigma que ahora solo existe en su imaginación. El default de los bonistas reestructurados, la caída del poder adquisitivo de los salarios y la situación jurídica de Amado Boudou no se resuelve con una cadena nacional o citando a la empresa que abastecía de artilugios al Coyote y su legendaria incapacidad para cazar al Correcaminos.

Una tribuna de Defensores de Belgrano se llama Ricardo Zuker, militante montonero secuestrado y asesinado en la contraofensiva de 1979.

Firmenich nunca se hizo cargo.

http://www.cronista.com/contenidos/2014/08/26/noticia_0034.html

Entradas populares de este blog

linea de tiempo con los hechos más importantes de la historia de Argentina

Las máximas Sanmartinianas