Seguir dudando...?


Se puede... pero a esta altura, es por comodidad, ignorancia o complicidad.

El kirchnerismo dejará peores indicadores económicos que los del menemismo



Las próximas elecciones presidenciales van a poner fin a un ciclo de kirchnerismo puro. Incluso en un escenario en que Scioli sea el próximo presidente, un Kirchner no estará a cargo de la presidencia y el mismo FpV no considera al actual Gobernador de la Provincia de Buenos Aires un oficialista de pura cepa. ¿Cómo se compara la herencia que recibirá el próximo presidente con la que dejó el menemismo y la que los Kirchner recibieron en el 2003?

El siguiente cuadro muestra una serie de indicadores económicos. El listado no es exhaustivo, pero sí es representativo. De los ocho indicadores elegidos, el kirchnerismo deja una herencia peor en cinco e igual en tres. Un pobre desempeño respecto a una década tan denostada y denigrada por el Frente Para la Victoria como la de los noventa.


Algunas aclaraciones y comentarios son necesarios. En primer lugar, es notable que, en términos relativos, el PBI per cápita (en dólares y ajustado por costo de vida) que el kirchnerismo deja tras 12 años de "década ganada" sea prácticamente similar al del resto de América Latina. De hecho, tampoco es muy distinto a la herencia recibida.

Esto se alinea con el argumento de que un efecto significativo sobre el PBI durante la gestión kirchnerista fue la recuperación económica y que el proceso de genuino crecimiento fue interrumpido por las consecuencia del pesado déficit fiscal (inflación, cepo cambiario, restricción a las importaciones, etc.) Podría argumentarse que lo que hubo de crecimiento durante estos 12 años fue a pesar del kirchnerismo y no gracias a él (por ejemplo, gracias a los altos precios de commodities como la soja).

En segundo lugar, se nota en empeoramiento de la participación del valor agregado de la industria. Este indicador se encuentra en la tabla porque este es un parámetro de interés del kirchnerismo -y de la clase política en general- y no porque necesariamente mayor participación industrial sea algo deseable en términos económicos.

Para generar valor agregado no hay que sustituir importaciones y tener un tipo de cambio competitivo (es decir, devaluado), hay que permitir el desarrollo de aquellas actividades con mayores ventajas comparativas. Es dudoso que la industria argentina genere mayor valor agregado que actividades agrícolas. No obstante, en lo que respecta a este indicador, el kirchnerismo dejar un indicador bajo sus propias preferencias con un peor valor que el recibido.

En tercer lugar, el único indicador que muestra una mejora destacable respecto a la herencia recibida es el índice de pobreza. Este, sin embargo, es un dato por el que hay poco y nada que festejar. No sólo porque una pobreza en torno al 30% es notablemente alto, sino porque en el 2003 el kirchnerismo recibe un indicador de pobreza elevado por la crisis del 2001. Si la pobreza se encuentra efectivamente en torno al 30%, entonces el kirchnerismo estaría dejando un indicador mayor al del final de la presidencia de Menem.

Este indicador también sugiere que los planes sociales necesitar ser revisados -no eliminados, sino reformados, dado que evidentemente no cumplen con sus objetivos. Los planes sociales bien diseñados tienden a desaparecer dado que los mismos se vuelven innecesarios en lugar de crecer año a año.

En cuarto lugar, el indicador de libertad económica del Fraser Institute muestra un deterioro que debería ser muy preocupante para quienes les importa la situación a mediano y largo plazo de la economía argentina. El país se encuentra, desde el 2012, al final del ránking. Y, como es sabido,las instituciones y el grado de libertad económica no definen la situación económica circunstancial, pero determinan el nivel de riqueza a futuro, es decir, si el país transita un camino hacia la prosperidad o hacia transformarse en una Venezuela.

Entradas populares de este blog

linea de tiempo con los hechos más importantes de la historia de Argentina