La falta de heredero y un poderoso enemigo llamado realidad





CFK tiene la pólvora mojada – 10 de febrero 2013

¿Cuándo van a declarar de interés publico y sujetas a expropiación a las silobolsas? ¿Y las ilusiones y los deseos de los ciudadanos, dejarán de pertenecer a la órbita individual por decreto? ¿Guillermo Moreno va a proponer devaluar el peso sin anestesia como en Venezuela? ¿El dólar tendrá techo de prepo o varios precios oficiales? La mayor debilidad del gobierno son las respuestas a todas estas preguntas. Porque todo es posible. Nadie se atreve a descartar nada. La economía hace agua por todos lados y Cristina no hace otra cosa que profundizar los problemas, prolongarlos en el tiempo y meterse en laberintos de los que es casi imposible salir. Por eso no sale del cepo que dinamitó la actividad inmobiliaria y de la construcción. Por eso no sale de la trampa del INDEC que cometió el delito de malversar las estadísticas públicas. ¿Podrá salir de este jurásico volantazo a las apuradas del congelamiento de los precios? La falta de previsibilidad siempre genera inquietud.

Sobre todo porque Cristina tiene la pólvora mojada. Dispara misiles brutales que hacen pifff… y caen un par de metros mas adelante sin producir daño. No ha logrado su objetivo destituyente ni si quiera en Santa Cruz. Ahí está, vivito y coleando el gobernador Daniel Peralta quien proclama a los cuatro vientos que va a armar listas del justicialismo por afuera del kirchnerismo. Una mojada de oreja, un desafío al poder desde la cuna del poder.
Varios ministros están preocupados porque se enteran de las decisiones de la presidenta por los diarios y notan que el aislamiento es tan severo que muchas granadas le explotan en las manos. Veamos que tiros le salieron por la culata y eso los elevó a la categoría de papelones.
1) Firmar un tenebroso pacto con Irán en nombre de las víctimas quienes se oponen tenazmente porque aseguran que podría abrir las puertas a un tercer atentado. Nada le podría haber salido peor al canciller Héctor Timerman. Solo faltó que las entidades judías le dijeran a la presidenta: “No es necesario que nos de una mano, mejor es que nos saque las dos de encima”.
2) Gritar bravuconadas vacías por Malvinas y como todo resultado conseguir que los kelpers digan que con el gobierno de Cristina no hay solución posible.
3) Decir tozudamente que no hay inflación, que es un invento de los medios y que el control de precios es un fracaso histórico. Sin embargo, a los 12 días imponer un congelamiento con amenazas y patoteadas a los supermercados y los comercios de electrodomésticos.

4) Sacar pecho con las paritarias libres y con que este gobierno está a favor de los trabajadores y ordenarle al ministro de Trabajo que no homologue ningún aumento salarial superior al 20%. ¿Dónde quedaron aquellos tiempos en los que Néstor Kirchner se burlaba de los empresarios que no querían mejorar los sueldos y les decía que no tengan miedo de poner un pesito más en el bolsillo de los empleados? Aquella verdad era que los aumentos de sueldos no eran inflacionarios. Hoy dicen y hacen todo lo contrario. ¿Van a tener que apelar mas a la magia que a la ideología los dirigentes gremiales kirchneristas de los maestros para explicarle a sus bases que un aumento del 20% es de izquierda si lo otorga Cristina y es de derecha si lo dan Daniel Scioli o Mauricio Macri. Ya en su momento, Cristina, después de negar la inflación hasta la irracionalidad y al punto de ni mencionar la palabra, cuando se le empezaron a quemar las papas quiso responsabilizar de ese desmadre al aumento de subte de Macri y a los impuestazos provinciales de Scioli y De la Sota. Regla de oro K: el culpable siempre esta afuera y de las soluciones ni hablar.
5) Denunciar la corrupción de una ONG de defensa del consumidor y perder tres funcionarios de su propio gobierno en el intento. Fuego amigo, que le dicen.
6) Plantear que una cautelar y un vaso de agua no se le niega a nadie y mandar a Martín Sabbatella a que reclame una en el caso de las antenas que clausuró De la Sota.
7) Apretar a los empresarios privados para que vacíen de publicidad a los medios no adictos como una forma torpe de censura y de mantener todo oculto y sin nada escrito como en casi todos los temas que impulsa el gobierno. Es una práctica que los Kirchner vienen haciendo desde Santa Cruz y que incorporaron como “novedad” en los mecanismos para intentar controlar a todos y que nadie los controle a ellos.

8) Intimidar a productores agropecuarios y a sus dirigentes con agentes de la AFIP en sus domicilios privados, en sus campos y con visitas al estudio de sus contadores. Buscan los sojadólares con desesperación sin comprender que, culpa del clima, hay menos que lo que el gobierno fantasea y que todo el mundo tiene derecho a ahorrar en lo que quiera para protegerse de una inflación devastadora y al borde de un ataque de nervios. Muchos no encuentran mejor instrumento para preservar su capital de trabajo que el famoso yuyito que todavía llena el tanque de la economía. No son medidas contra la oligarquía. Cualquier pequeño campesino recibe por la soja un dólar de 3,20 pesos (el oficial menos las retenciones) y cuando compra insumos importados paga con un billete que anda por los 8 pesos. ¿Se le puede poner una pistola en la cabeza a alguien para que después de trabajar de sol a sol se lo obligue a perder plata? Dentro de la ley, no se puede.

9) Quejarse porque los medios hegemónicos utilizan los casos de inseguridad para crear una “sensación” como ratificó Sergio Berni en radio Ciudad y utilizar toda la maquinaria propagandística oficial y para oficial que pagamos todos para instalar que Santa Fe es la capital del narcosocialismo y el crimen organizado. ¿Podrán dormir tranquilos mintiendo que solamente en la tierra de Hermes Binner hay droga y crimen? ¿Se creerán sus propios inventos en el sentido de que solo hay inseguridad en Santa Fe y que el resto de la Argentina vive en un paraíso pacífico?
10) Confrontar todos los días con un nuevo enemigo y arrojar aliados a las manos de sus adversarios como pasa con la CGT de Antonio Caló que cada día es mas invisible y está mas cerca de Hugo Moyano.
La conclusión que preocupa al oficialismo es que aún manteniendo mayor intención de voto que cualquier otro dirigente, Cristina tiene dos grandes problemas: la falta de heredero y un poderoso enemigo llamado realidad. Y que en esas batallas estratégicas, con el voluntarismo no alcanza.
http://alfredoleuco.com.ar/2013/02/cfk-tiene-la-polvora-mojada-10-de-febrero-2013/

Entradas populares de este blog

linea de tiempo con los hechos más importantes de la historia de Argentina

Las máximas Sanmartinianas