El Argerich se prepara para atender al presidente Kirchner.....



Mas relato... 10 años después sabes que te mintieron   y si los votaste... te usaron...

No votes lo mismo.... o parecido....


Lunes 24.11.2003 ...El Argerich se prepara para atender al presidente Kirchner




ATENCION SANITARIA | EL JEFE DEL ESTADO ELIGIO UN HOSPITAL PUBLICO COMO CENTRO ASISTENCIAL DE CABECERAEl Argerich se prepara para atender al presidente Kirchner





Están reacondicionando un sector, que quedará terminado en pocos días. La suite presidencial tendrá 4 habitaciones y una sala de reuniones. Si lo trasladan por alguna emergencia, lo harán en helicóptero.







Elena Peralta
eperalta@clarin.com 





Seguramente, ningún inmigrante italiano del puñado que fundó en 1897 la Unidad Sanitaria de La Boca haya imaginado que alguna vez un presidente de la Nación la usaría como sanatorio de cabecera. Un siglo y seis años después, aquella salita de barrio se convirtió en el Argerich, el hospital público de mayor complejidad del país y uno de los mejores de Latinoamérica. Ahora también va a ser el sello sanitario de la gestión K: el presidente Néstor Kirchner lo eligió para atenderse, en caso de necesitarlo, hasta que termine su gestión en 2007.

Para eso, ya están acondicionando un sector del hospital (por cuestiones de seguridad piden no divulgar qué parte del edificio de Pi y Margall y la avenida Almirante Brown ocupa). Las obras que Clarín pudo recorrer en exclusiva empezaron hace poco más de dos semanas y estarán listas para fin de mes.

La suite presidencial es parecida a cualquier sala. Está revestida con los mismos azulejos amarillos del resto de las paredes y forma parte de un ala que estaba por ser remodelada. En total, serán cuatro habitaciones. Si Kirchner tiene que internarse, habrá una para él y otra para un acompañante. Las otras dos serán para su médico personal, Luis Buonomo, y para la guardia presidencial. Y habrá una sala por si tiene alguna reunión de ministros.

"Por pedido expreso del Presidente, una vez que la inauguremos y mientras él no lo necesite, usará el sector cualquiera de los pacientes del hospital", aseguró su director, Donato Spaccavento. Los cuatro cuartos se convertirán en habitaciones comunes y la sala ministerial será una espacio para los médicos. "Siempre tenemos camas disponibles, así que si de un momento a otro tenemos que hacerle lugar al Presidente, estamos en condiciones de trasladar a los pacientes que ocupen ese sector a otro", explicó Spaccavento, un obstetra y ginecólogo que hace 23 años entró en el Argerich y que asumió como director hace un año.

La decisión de atenderse en el sistema de salud público de la Ciudad se anunció a principios de octubre. Y sorprendió. No es común que un presidente pise un hospital público por una urgencia (ver Sin antecedentes...). Los colaboradores del Presidente sostienen que la medida no es un golpe de efecto. Aseguran que es la continuación en Buenos Aires de una costumbre de Kirchner.

"El, su mujer y sus hijos siempre fueron al Hospital de Río Gallegos", aclaró Buonomo, médico de la familia desde hace 12 años y ahora director de Sanidad Presidencial. Pero, ¿por qué el Argerich? "En realidad, estamos eligiendo la red de salud de Buenos Aires —agregó—. Centralizamos la atención en el Argerich porque está en el radio de la Casa Rosada, tiene acceso de helicópteros y es el centro público de mayor complejidad de la Argentina."

Y en la Ciudad parecen estar encantados. "Nos enorgullece que nos haya elegido. Es un voto de confianza muy fuerte a la salud pública", afirmó Alejandro Ciancio, director de Atención de la Secretaría de Salud porteña.

Kirchner se atenderá en un hospital público las urgencias, pero también irá cuando necesite hacer una consulta o cualquier análisis. De hecho, hace 15 días fue al traumatólogo por una tendinitis en el tobillo derecho. Aquella vez no lo atendió un profesional del Argerich, sino que enfiló directamente al Fernández, en Palermo, porque el aparato para practicar resonancias del hospital de La Boca estaba en reparaciones. Le recetaron kinesiología, una tobillera de neoprene y bajarse por un tiempo de la cinta mecánica con la que hace gimnasia todas las mañanas.

Todos apuntan a que es más probable que sea el estilo K antes que cualquier patología lo que lleve al hospital. Las dos veces que tuvo que atenderse con el SAME fue porque se zafó de la custodia y terminó recibiendo algún golpe cuando saludaba a la gente. "No fuma, come sano, hace deportes y no tiene ningún antecedente que pueda hacer pensar en una urgencia", explicó Buonomo. El Presidente tiene 53 años y hace regularmente los estudios de rutina de cualquier hombre de su edad. Los indicados son análisis de sangre para detectar los niveles de colesterol, PSA (por problemas de próstata), rectosigmoidoscopia (evalúa el funcionamiento del colon) y una miniergometría (para descartar patologías cardiovasculares).

El Argerich es un hospital general: cuenta con profesionales y equipos para hacerlos a todos. Los próximos estudios los tiene programados para 2004.

Pero, ¿qué va a pasar si necesita algo más que un apósito y agua oxigenada? Los primeros que actuarán son los custodios de la Quinta de Olivos y de la Casa Rosada. En ambas dependencias hay dos guardias permanentes del SAME (en total, 9 médicos y 9 paramédicos). Ellos le dispensarán los primeros auxilios y llamarán a su médico personal. Si precisa ir al hospital, convocarán a un equipo de 20 profesionales del Argerich destinado a la atención presidencial. Si hay que trasladarlo en helicóptero, aterrizará en la Casa Amarilla, justo frente al hospital. Ya hicieron un simulacro: desde la Rosada tardan entre 3 y 4 minutos. Desde Olivos, unos 10 minutos.

El Presidente y su familia no serán los únicos que se atiendan en el Argerich. El sistema se activará en cualquier emergencia de sus ministros o cualquier visitante o huésped presidencial. "En principio los trasladaremos al hospital —contó Buonomo—. Ellos decidirán luego si se van a atender en una clínica privada."

Entradas populares de este blog

linea de tiempo con los hechos más importantes de la historia de Argentina