Milani, como un círculo vicioso que se cierra,confirma los comienzos del matrimonio Kirchner




Milani a 38 años del golpe – 24 de marzo 2014

http://alfredoleuco.com.ar/2014/03/milani-a-38-anos-del-golpe-24-de-marzo-2014/

El teniente general Cesar Milani es un símbolo nefasto. Representa la máxima claudicación en el tema de los derechos humanos por parte del cristinismo. Confirma además, como un círculo vicioso que se cierra, los comienzos del matrimonio Kirchner. 
Eran dos jóvenes abogados mas preocupados por enriquecerse rematando casas de deudores 

morosos que por presentar algún habeas corpus por los desaparecidos, como lo hizo el ex diputado Rafael Flores, por ejemplo. El caso Milani es grave por donde se lo mire y por eso es bueno reflexionar al respecto un día como hoy. Hay que ser muy fanático para justificar lo injustificable con la designación de Milani. Nadie puede explicar cual es el motivo de semejante cachetazo a los que siempre lucharon en contra del genocidio. No se sabe si Cristina sostiene a Milani por capricho, por no dar el brazo a torcer ante los reclamos, porque el general de cuna peronista es la fuente de inteligencia que le viene dando materiales para atacar opositores con carpetas de la vida privada redactadas por espías que violan la ley o porque en realidad, la presidenta sueña con imitar a Venezuela y construir Fuerzas Armadas con la camiseta partidaria. 


Cualquiera de esas explicaciones es peligrosa desde el punto de vista institucional. Porque demostraría una tosudez autodestructiva gratuita, una utilización de mecanismos prohibidos por la ley de defensa o la destrucción del mayor consenso social logrado en estas tres décadas democráticas: que los militares deben estar afuera de cualquier tipo de politización.
El ex fiscal Julio Strassera, el que pronunció aquel histórico grito del “Nunca Mas”, en nombre de todos, denunció que “hay muchos militares presos por mucho menos de lo que se le atribuye a Milani” y que el oficialismo “es hipócrita porque utiliza políticamente este tema”. El Premio Nóbel de La Paz, Adolfo Perez Esquivel y Nora Cortiñas, la titular de la Línea Fundadora de Madres de Plaza de Mayo pusieron el grito en el cielo para exigir que Milani no fuera entronizado, por Cristina, en la cima de los uniformados. No son derechistas destituyentes ni agrocargas. ¿Quien puede decir que Horacio Verbitsky es opositor al gobierno? Todo lo contrario. Es un soldado fiel de la causa K. Pero no tuvo mas remedio desde el CELS que desaconsejar el ascenso de Milani. Hay cuatro testimonios serios de víctimas de la dictadura y familiares de desaparecidos que lo involucran en el terrorismo de Estado en La Rioja y Tucuman.
Sin embargo, Milani está allí. Sostenido por dos mujeres. Cristina y Hebe Bonafini que cree haber descubierto un nuevo Hugo Chávez. El ejército ya hizo operativos conjuntos con La Cámpora y trabajos sociales con Madres de Plaza de Mayo. Hebe pidió un ejército del pueblo y para el pueblo. Y lo hizo hace unas horas, acompañada de Agustín Rossi, El Cuervo Larroque y Luis DÈlía, es decir el cristinismo mas puro. Todo está listo para que ese concubinato entre los pañuelos blancos y los uniformes verdes termine en una caricatura cruel de lo que fue el operativo Dorrego en los 70 con el general Harguindeguy y los Montoneros o en una nueva estafa, en forma de pesadilla como la que compartieron Hebe y los hermanos Schocklender.
Pero la figura de Milani no solamente reflotó algunos disvalores de los tiempos de los crímenes de lesa humanidad cuando, según Eduardo Galeano, los argentinos nos dividíamos en cuatro especies: los aterrados, los desterrados, los encerrados y los enterrados. Florecieron nuevos autoritarismos. Hebe Bonafini se degradó a si misma asegurando que “los medios de comunicación son peor que los militares”. La diputada Diana Conti, admiradora del criminal Stalin, según su propia confesión, tuvo el atrevimiento de decir que un afiche de la Juventud Radical “podría constituir delito” si se aplicar el Código Penal que está en ciernes porque ” busca escrachar a la representante institucional y atentar contra los atributos presidenciales”. Increíble regresión antidemocrática. ¿Desde cuando la crítica política es un delito? Eso será en Cuba y en Venezuela, diputada Conti, pero aquí en Argentina, todavía hay libertad de expresión aunque hayan hecho todo lo posible por cercenarla. Los jóvenes radicales solo hicieron un afiche donde le preguntaban a Cristina que había hecho últimamente por los derechos humanos y le recordaban casos donde la presidenta había tenido actitudes vergonzosas como la persecusión a los Qom, la tragedia de Once, la ausencia de crítica a la represión en Venezuela y el maldito caso Milani con el que empezamos esta columna.
Hoy se cumpen 38 años y sin embargo aún hoy digo 24 de marzo y me estremezco. Veo la noche de la noche. El 24 de marzo es el día más nefasto de nuestra historia. Mire que nos pasó de todo como país, pero no hay nada comparable con el 24 de marzo de 1976. Fue el comienzo del reinado de la muerte. El desembarco del nazismo criollo. La coronación de los sueños de los peores hombres de este país. Querían muertes, torturas, desapariciones, campos de concentración, robos, violaciones, humillaciones, mutilaciones, censuras, extorsiones, querían todo eso y mucho más y lo lograron. Seguramente todas las sociedades en algún momento de su historia tocan fondo, descienden a los infiernos. Bueno, a nosotros nos tocó el 24 de marzo de 1976.
En el día de la Memoria, la verdad y la justicia, todos tenemos que recordar, plantear con firmeza nuestras convicciones y pedir castigo a los culpables. Aquel 24 de marzo, César Milani apenas era un engranaje mas del genocidio que se iniciaba. Hoy es el máximo jefe militar de este país. Néstor bajó el cuadro de Videla y Cristina subió el de Milani. Es un día para pensar en lo que pasó y en lo que sigue pasando. Como si aquel glorioso Nunca mas se hubiera convertido en un miserable Siempre Menos.

Entradas populares de este blog

linea de tiempo con los hechos más importantes de la historia de Argentina

Las máximas Sanmartinianas