"En el kirchnerismo está el 85% de la derecha nacional"



Gabriel Solano
A un mes de las elecciones, ¿cuál es la estrategia del Frente de Izquierda para obtener una banca en el Congreso?
Gabriel Solano, primer candidato a diputado nacional del Frente de Izquierda, por la Ciudad de Buenos Aires, conversó con Política Argentina y criticó duramente las políticas del Gobierno nacional. “Con el oficialismo no tenemos un marco político común ni diferencias de gestión sino diferencias estratégicas”, lanzó. Y agregó que “toda la construcción de gobierno está armada en función de evitar que la izquierda se desarrolle” porque la presidenta Cristina Fernández “quiere aparecer como que ella representa el progresismo frente a la derecha, pero si la izquierda crece se va a demostrar que es un gobierno conservador”.Vamos a acentuar una explicación de la crisis mundial y su impacto en la Argentina. Aunque el Gobierno diga que estamos blindados, nosotros pensamos que no es así. Hay una fuga de capitales muy acelerada, de casi 3 mil millones de pesos en el último mes; están cortando las horas extras en la industria automotriz y si uno ve lo que está pasando en Brasil, que es el principal mercado al cual exportamos coches, podemos ver un momento de suspensiones en la industria. La crisis no es como la lluvia, que está por fuera de las decisiones de las personas al ser un problema natural. ¿Cuál es la solución?Tenemos que parar esta fuga de capitales que se está desarrollando en el país y para ello hay que nacionalizar la banca. El capital financiero está en quiebra y los pueblos están sufriendo privaciones impresionantes para salvar a un puñado de bancos. En el mundo ya hay una especie de pseudo-nacionalización porque la plata la pone el Estado para salvar a los bancos, que están casi nacionalizados. Acá el Gobierno mantiene una especie de carpa de oxígeno a las privatizadas menemistas porque están en crisis, producto de que no pueden cobrar las tarifas internacionales que pretenden. Hay que privatizarlas y que esos subsidios se transformen en un fondo de inversión porque nos estamos quedando sin petróleo, sin energía. Luego de las PASO, ¿qué panorama observa?La Presidenta a priori reúne los votos para su reelección y la oposición llamada “de derecha” quedó fuera de juego sin ninguna posibilidad de revertir esa caída. La derecha que está fuera del Gobierno, porque dentro del mismo está el 85 por ciento de la derecha del país: (José Manuel) De La Sota, (Daniel) Scioli, (Juan Manuel) Urtubey, (José Luis) Gioja, (Gildo) Insfrán. El único cambio significativo que podría darse es una gran elección de la izquierda porque si gana Cristina Kirchner no cambia nada. Ahora va a haber una nueva polarización entre un programa que habla de la intervención del Estado pero para salvar el capital, y otro que plantea la salvación de los trabajadores. Por eso, el Gobierno hace un esfuerzo denodado para evitar que la izquierda crezca. Ha creado La Cámpora para evitar que la izquierda socialista influya cada vez más en la juventud, creó Carta Abierta para que no penetraran las ideas socialistas en el mundo intelectual y cooptó la CTA para evitar el desarrollo de la corriente de izquierda en el movimiento obrero. Toda la construcción de gobierno está armada en función de evitar que la izquierda se desarrolle. Quiere aparecer ante las masas políticas del país como que ella representa el progresismo frente a la derecha, pero si la izquierda crece se va a demostrar que es un gobierno conservador.   En este contexto histórico, ¿en qué medida es posible llevar adelante el modelo de país que el Frente de izquierda propone?Lo nuestro tiene una cuota de realismo total. Lo que es irreal es lo otro, como pensar que se puede vivir con $1400, o que van a solucionar la crisis mundial tocando con la Mancha de Rolando. Si Argentina no toma las medidas que plantea el Frente de izquierda va a ir a una bancarrota.  Los que nos dicen que somos utópicos son los responsables del hundimiento nacional. ¿Qué medidas comparten de las que fueron impulsadas por el oficialismo?Nosotros estamos de acuerdo con el matrimonio igualitario, aunque el Gobierno tardó mucho en hacerlo. También estuvimos a favor de que se estaticen las AFJP pero teníamos la pretensión de que sirviera realmente para que los jubilados cobraran el 82% móvil y no que se utilizaran los fondos de la ANSES para cubrir el déficit fiscal o pagar la deuda externa. Con el Gobierno no tenemos un marco político común y diferencias de gestión como les pasa a los demás partidos. Tenemos diferencias estratégicas, el Gobierno es una de las variantes de salvataje del capitalismo y nosotros somos una fuerza socialista. Las coincidencias tienen que ser necesariamente reducidas y casuales, no tenemos puntos de contacto. ¿Cuál es el porcentaje que debería obtener para ingresar como diputado?En el caso de la Capital, nosotros sacamos el 4,5% de los votos. Haría falta aproximadamente un 6%, es decir que estamos absolutamente a tiro. Un empujoncito más y lo logramos. 

¿Cuán difícil es lograr esa cifra siendo la Ciudad de Buenos Aires un distrito conocido por su inclinación hacia la derecha?
La Capital Federal es la ciudad más importante de la izquierda argentina. En 2009 el 25% de la población votó a Proyecto Sur, que levantada un planteo de recuperar el petróleo y los ferrocarriles, e investigar la deuda externa. Esos planteos hoy los toma el Frente de Izquierda, pero de una manera más coherente porque le da la salida política que los puede concretar. El error de Proyecto Sur fue querer que ese programa lo encarne (Hermes) Binner, que no tiene nada que ver. Binner quiere pagar la deuda externa sin investigarla, no quiere terminar con la minería a cielo abierto sino que es un candidato capitalista que está a la derecha del kirchnerismo. ¿Por qué se dijo que el FAP fue la sorpresa de la elección?A Binner, que perdió en Santa Fe, se lo infla mucho. En su momento, Clarín inflaba a (Eduardo) Duhalde y a (Ricardo) Alfonsín pero ahora son globos pinchados, entonces aparece como un relevo de esa candidatura de derecha. Pero el oficialismo también lo infla, lo lleva a Tecnópolis, lo lleva acá y allá.  Y tiene una lógica porque en Santa Fe están instalados los capitalistas que han apoyados al Gobierno todo este tiempo y los que apoyaron a la oposición y ahora están con ellos. Si hoy fuera la primera sesión en el Congreso, ¿qué proyectos presentaría?Primero, el salario igual a la canasta familiar por 8 horas de trabajo. Hoy el promedio salarial se calcula en $2500, no es ni el 50% de la canasta familiar después de 8 años de crecimiento económico. El segundo punto es terminar con la tercerización, el trabajo en negro y la precarización laboral, que afecta especialmente a la juventud. Luego, el 82% móvil como mínimo para los jubilados y cuarto, una transformación impositiva. Hay que terminar con los impuestos al consumo, un impuesto regresivo que es la base sobre la cual se financia el Estado. Tras la salida de Felipe Solá del Peronismo Federal, ¿cómo se hace para que la gente vuelva a creer en los políticos?Solá fue secretario de Agricultura de (Carlos Saúl) Menem en la década del ‘90, luego fue gobernador de la Provincia de Buenos Aires con el kirchnerismo, pasó a la oposición cuando un sector del capital agrario se hizo opositor. Su vuelta al oficialismo es la expresión de que los capitalistas que en su momento apoyaron a la oposición, hoy están con el Gobierno. La vuelta de Solá al Gobierno no es tanto una denuncia de la oposición sino una denuncia al propio Gobierno. Dime quién te apoya y te diré quién eres. EL ASESINATO DE MARIANO FERREYRALa Justicia decidió investigar los teléfonos celulares de los jueces por presuntas coimas, ¿en qué estado se encuentra la causa?La causa avanzó al punto que tenemos preso a (José) Pedraza y a toda la patota que intervino de manera directa pero queda mucho por delante. No se avanzó en lo que es la responsabilidad policial porque a los policías no se los está juzgando como partícipes necesarios en el crimen de Mariano  sino por abandono de persona, una causa menor. Tampoco se ha avanzado en la responsabilidad empresarial porque la UGOFE (Unidad de Gestión Operativa Ferroviaria de Emergencia), que es la empresa que maneja el ferrocarril Roca, licenció a la patota para que pueda concurrir a realizar esa agresión. No hay medidas políticas que tome el oficialismo porque el propio Gobierno tiene su responsabilidad política. Hoy el ferrocarril sigue siendo manejado por los mismos. 

Autor de la nota: Martín Waisman
http://politicargentina.com/entrevistas/929-qen-el-kirchnerismo-esta-el-85-de-la-derecha-nacionalq

Entradas populares de este blog

linea de tiempo con los hechos más importantes de la historia de Argentina